¿Se está tirando un farol el PM?

Está por todas partes “Let´s get Brexit done” (terminemos ya el Brexit), y a todas voces el Gobierno proclama que el 31 de octubre el Reino Unido saldrá con o sin acuerdo de la Unión Europea. Sin embargo hay un pequeño problema, por no decir uno grande, que parece que se está obviando. Por una parte Boris Johnson tiene una orden o mandate legal de pedir una extensión a la Unión Europea si el día 19 de octubre no se ha llegado a un acuerdo, por otro lado el Parlamento pasó una ley que prohíbe que el Reino Unido deje la Unión Europea sin acuerdo.

Ciertamente, las próximas semanas hasta el 31 de octubre van a estar llenas de sorpresas y descubriremos si Boris Johnson se está tirando un farol, a bluff en inglés o como gentilmente dirían en francés,  Tu bluffes Martoni, Il bluffe.

No hay duda que nos movemos en aguas muy movedizas y de gran incertidumbre pues no hay precedentes de situaciones parecidas en la historia del Reino Unido. De todas formas y para asombro de muchos el Primer Ministro ha presentado ya un acuerdo a la Unión Europea. Pero lo que debía haber esclarecido la situación no hace más que enredar la madeja aún más para muchos.

El acuerdo que el Primer Ministro ha ofrecido a la Unión Europea tiene algunas “vaguedades”, sobre todo en lo que concierne a la frontera técnica y no física que establece y que para la Unión Europea puede que no sea suficiente frontera, mientras que para la Isla de Irlanda  puede que contravenga el acuerdo del Good Friday Agreement (Acuerdo del Viernes Santo) de 1998. Bajo este acuerdo las partes implicadas se comprometieron a no tener ninguna frontera  entre la República de Irlanda y el territorio de Irlanda del Norte como fin a las hostilidades del Conflicto de Irlanda del Norte.

El acuerdo no deja clara la situación del Norte de Irlanda con respecto a la Unión Europea porque deja a criterio del Norte de Irlanda el acogerse o no a ciertas disposiciones de la Unión Europea en cuanto al libre mercado. Esto último algo que posiblemente no guste a la Unión Europea pues podría verlo como una situación fluctuante de “hoy si, mañana no” me acojo a las leyes de la UE. Además en última instancia, compite al Parlamento del Reino Unido aceptar o no el acuerdo una vez que la UE europea se haya pronunciado al respecto.

En cualquier caso son muchos en el Reino Unido que ya están cansados de tanto desconcierto y tanta divagación en cuanto al Brexit y quieren ya darlo por terminado. Otros todavía están alertas porque si el acuerdo no es lo suficientemente bueno y beneficioso para el Reino Unido y no se acepta, el tiempo puede correr, la atención enfocarse en otras cosas y llegado el 31, el Reino Unido se encuentre por accidente (by default) fuera de la Unión Europea.

El Primer Ministro ha expresado claramente y de forma rotunda su voluntad de no pedir una extensión a la Unión Europea. Pero sin acuerdo qué consecuencias tendrá esto para él personalmente al incumplir la ley  ¿se atreverá a cometer una infracción y poder ser arrestado?, ¿dimitirá como Primer Ministro para no tener que pedir una extensión? Ya no queda tiempo para elecciones así que  la única alternativa sería que dimitiera, pero  ¿y si dimite y no deja tiempo ni siquiera para formar otro gobierno?

The Clock is Ticking dicen en inglés…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s